Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación, consideramos que acepta su uso. [Más información] [Ocultar]

Francisco de GoyaTodas las fotos y vídeos »
 
Ver en mapa grande »

Francisco de Goya

me gustano me gusta+81
 

Francisco de Goya (pintor). Nació el día 30 de marzo de 1746, es natural de Fuendetodos, su fecha fallecimiento es 15 de abril de 1828. Forma parte de la base de conocimiento de Classora participando en 3 rankings e informes. (editar este texto)

Nombre: Francisco de Goya
Tipos de entrada: (Ver taxonomía)
Fecha nacimiento: 30/03/1746
Profesión: Pintor artístico
Lugar de nacimiento: Fuendetodos
Fecha fallecimiento: 15/04/1828
Sexo: Hombre
La entrada Francisco de Goya ha sido asociada con un tipo de entrada en Classora.Puedes consultarlo aquí.

Encuestas destacadas »

El color verde te ayuda a identificar las encuestas creadas a partir de los votos de los usuarios

Todas las encuestas de Francisco de Goya »

Comentarios de los usuarios de Classora »

  • Marta #6 Marta martes 12 de julio de 2016

    La obra del pintor y grabador español Francisco de Goya y Lucientes (Fuendetodos, Zaragoza, 30 de marzo de 1746 ? Burdeos, Francia, 15 de abril de 1828) abarca la pintura de caballete y mural, el grabado y el dibujo. En todas estas facetas desarrolló un estilo que inaugura el Romanticismo. El arte goyesco supone, asimismo, el comienzo de la Pintura contemporánea, y se considera precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX. Evidentemente está considerado uno de los mayores genios no sólo de la pintura española sino de la Historia de la Pintura Universal.

  • Alberto #5 Alberto lunes 5 de enero de 2015

    Inquieto e inclasificable, pintor sin rival durante su vida, Goya fue pintor de la corte y pintor popular. Además pintó temas religiosos y místicos. Fue autor de la belleza y erotismo de "La Maja desnuda" pero también del explícito horror de "Los fusilamientos del 3 de Mayo". Ejecutó pinturas al óleo y al fresco, fue también dibujante y grabador. Y su evolución era constante a lo largo de su dilatada vida profesional.

  • Roberto #4 Roberto lunes 13 de enero de 2014

    Considerado como uno de los mayores genios de la pintura española y mundial, Francisco de Goya fue seguidor en sus comienzos de los preceptos del neoclasicismo, aunque en la mitad de su vida la sordera y el cruel rumbo de los acontecimientos históricos trastornaron profundamente su trabajo, dotándolo de una gran originalidad y un marcado pesimismo. No sólo su pintura, antes luminosa y brillante, se tornó sombría y pastosa, sino que el propio artista aragonés abordó un nuevo género, en el que plasmó con asombrosa maestría lo que de alucinatorio tiene la realidad. Con su obra inclasificable, poblada de crudas imágenes, acciones violentas y personajes grotescos, Goya se adelantó a su tiempo y tuvo una profunda influencia en otros movimientos posteriores del siglo XIX como el realismo, el impresionismo, el expresionismo y, ya en el siglo XX, el surrealismo.

  • Santiago #3 Santiago lunes 1 de octubre de 2012

    FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES (Fuendetodos, Zaragoza, 1746 - Burdeos, 1828) fue un genial pintor y grabador. Su importancia destaca todavía más en contraste con el frío neoclasicismo surgido en la mayor parte de la pintura europea de su época. Se formó en el taller zaragozano del pintor José Luzán y, desde 1763, en el taller madrileño de su futuro cuñado Francisco Bayeu. Viajó a Italia a principios de 1771 obteniendo el segundo premio en un concurso de pintura convocado por la Academia de Bellas Artes de Parma. A su vuelta a España se ocupó de las decoraciones al fresco en el templo del Pilar de Zaragoza y en la cartuja del Aula Dei (1771). En 1775 y en Madrid, comenzó el período más feliz de su vida, que duró hasta 1792. Hizo una serie de cartones para tapices (Museo del Prado) y retratos, con tonalidades perlinas, clara influencia del rococó francés. Fue nombrado pintor de cámara por el rey Carlos IV (1789), realizando varios retratos de los miembros de la familia real; pero en 1792, a sus 45 años, se quedó sordo por causa de una enfermedad. La profunda crisis interna que siguió dió pie a su serie de aguafuertes "Los caprichos", en uno de los cuales escribió la explicación de su surrealismo: "El sueño de la razón produce monstruos". De esta época son además varios retratos, escenas de la vida madrileña, como "El entierro de la sardina" y las populares "Maja vestida" y "Maja desnuda". En 1798, recuperado en parte de su enfermedad, ejecutó los magníficos frescos de la ermita de San Antonio de la Florida. De 1800 es su retrato de grupo "La familia de Carlos IV". También los retratos de "La condesa de Chinchón", "La duquesa de Alba", "Doña Isabel Cobos de Porcel", etc. La guerra de la Independencia española frente al ejército francés le inspiraría los soberbios "Desastres de la Guerra" (1810-14), grabados con modernos procedimientos. De este período son "El Dos de Mayo" y "Los fusilamientos de la Moncloa", en los que el pueblo es el protagonista de la historia y del arte. Aunque amargado por el absolutismo del nuevo monarca, Fernando VII, se retiró a su casa de Carabanchel, a la llamada Quinta del Sordo, cuyas paredes decoró con las llamadas "pinturas negras" (1819-22), una suerte de alucinantes composiciones. Realizó entonces otra serie de grabados, "Los disparates" (1818), y pintó extrañas composiciones de tragedia y catástrofe como "El incendio" o "El naufragio". En 1824, con el renovado absolutismo del rey, se exilió en Burdeos, como muchos otros españoles liberales. Allí creó la célebre "Lechera de Burdeos" y sus litografías de tauromaquia. Murió en Burdeos en abril de 1828.

  • Ana #1 Ana miércoles 21 de marzo de 2012

    La importancia del pintor y grabador español FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES (1746-1828) destaca todavía más en contraste con el frío neoclasicismo en que se sumerge casi toda la pintura europea de su época. Inició su aprendizaje artístico en el taller zaragozano de José Luzán y, a partir de 1763, en el taller madrileño de su futuro cuñado Francisco Bayeu. En 1771 viajó a Italia y obtuvo el segundo premio en un concurso convocado por la Academia de Parma. A su regreso a España realizó decoraciones al fresco en el templo del Pilar de Zaragoza y en la cartuja del Aula Dei (1771). Instalado en Madrid en 1775, comenzó el período feliz de su vida, que duró hasta 1792. Durante esta etapa hizo una serie de cartones para tapices (Museo del Prado). Fue nombrado en 1789 pintor de cámara de Carlos IV, pintándole varios retratos oficiales. Su fama no dejaba de crecer, hasta que en 1792, a consecuencia de una enfermedad, quedo sordo. Fruto de una profunda crisis interna fueron sus aguafuertes "Los caprichos", en uno de los cuales escribió la justificación de su surrealismo: "El sueño de la razón engendra monstruos". También pertenecen a esta época varios retratos, escenas de la vida madrileña, como "El entierro de la sardina", en el que el carnaval dieciochesco adquiere un aire alucinante y romántico o las célebres "Maja vestida" y "Maja desnuda". En 1798, recuperado en parte de la enfermedad, pintó los prodigiosos frescos de la ermita de San Antonio de la Florida, en los que realizó una síntesis genial de lo barroco, lo popular y lo moderno. En 1800 pintó su cruel e implacable retrato de "La Familia de Carlos IV" (Museo del Prado), en el que el cromatismo y el temblor de luces de la paleta goyesca se superponen al orden geométrico de una composición expresamente equilibrada, de acuerdo con el gusto oficial; pese a ello, GOYA estigmatizaba libremente los caracteres mezquinos, pusilánimes y vacíos de los retratados. Sus retratos de esta época son magníficos: "La condesa de Chinchón", "La duquesa de Alba", Doña Isabel Cobos de Porcel (expuesto en la National Gallery de Londres), etc. La Guerra de la Independencia suspendió estas actividades y le inspiró otra serie de grabados al aguafuerte realmente geniales, los "Desastres de la guerra" (1810-1814), en los que renovó la técnica del grabado mezclándola con los procedimientos del aguatinta. También de esta etapa son las pinturas "El Dos de Mayo" y "Los Fusilamientos de la Moncloa", en los que el pueblo se convierte en protagonista de la historia y del arte. Amargado por el absolutismo de Fernando VII, que iba contra sus principios liberales, se retiró a su "Quinta del Sordo, en Carabanchel, cuyos muros decoró con las alucinantes composiciones calificadas de "pinturas negras" (1821-1822), en las que las supersticiones y brujerías encarnan el carácter siniestro de la reacción española. Grabó entonces otra extraordinaria serie de aguafuertes, llamada "Los Disparates" (1818), y pintó extrañas composiciones de tragedia y catástrofe "El incendio", "El naufragio", etc.).Tras la etapa liberal, en 1824, se exilió a Burdeos, donde moriría en 1828., después de haber ejecutado diversos retratos, la conocida "Lechera de Burdeos" (Museo del Prado) y unas litografías de tema taurino que se cuentan entre las obras maestras de esta técnica del grabado, por entonces recién inventada. Su estilo agudo y poderoso constituye un precedente directo del impresionismo del siglo XIX y del expresionismo del siglo XX, sobre los cuales su influencia fue decisiva.

Debes iniciar sesión para poder añadir un comentario. Hazlo aquí.

Ver todos los comentarios