Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación, consideramos que acepta su uso. [Más información] [Ocultar]

Edward HopperTodas las fotos y vídeos »
 
Ver en mapa grande »

Edward Hopper

me gustano me gusta+23
 

Edward Hopper (pintor). Nació el día 22 de julio de 1882, su fecha fallecimiento es 15 de mayo de 1967, es natural de Nyack. Forma parte de la base de conocimiento de Classora participando en 2 rankings e informes. (editar este texto)

Nombre: Edward Hopper
Tipos de entrada: (Ver taxonomía)
Fecha nacimiento: 22/07/1882
Fecha fallecimiento: 15/05/1967
Profesión: Pintor artístico
Lugar de nacimiento: Nyack
Sexo: Hombre

Encuestas destacadas »

El color verde te ayuda a identificar las encuestas creadas a partir de los votos de los usuarios

Todas las encuestas de Edward Hopper »

Comentarios de los usuarios de Classora »

  • Johann #1 Johann domingo 9 de septiembre de 2012

    Edward Hopper es uno de los pintores más famosos del siglo XX. Ha sido copiado por doquier: ha sido utilizado en portadas y en el cine. Y ha sido imitado por los pintores realistas; pocos como él han creado un sello propio, unos lugares comunes, un discurso ya aprendido incluso antes de haberlo visto al natural. El Museo Thyssen de Madrid, que actualmente alberga una muestra suya, está logrando un gran éxito. No están todas las mejores obras, pero se muestra su forma de trabajar, sus líneas de inspiración y su virtuosismo. Hopper hizo mucha ilustración, grabado, magníficas acuarelas y algunos espléndidos cuadros. En primer lugar está ese paisajismo norteamericano, que procede del realismo: casas, en el campo o junto a la vía, urbanizaciones, gasolineras o estaciones. En algunas logra piezas espléndidas, casi inolvidables, como "Casas en Squam Light". También ha hecho marinas, que no parecen lo mejor de su producción, pero algunas resultan originales, de composición y cromatismo arriesgados. Están sus célebres interiores: de oficina, de hotel, de la casa, y ahí siempre sucede algo. Sucede el silencio, se agazapa un secreto, alguien lee una carta mientras las maletas ni se han deshecho, se tienden los cuerpos o se confían, en su desnudez, ante la pura luz de la mañana; en algunos de ellos, tan expresionistas, con la piel arañada por el pincel, mordida por una claridad matizada, Hopper corre al encuentro del británico Lucian Freud. También hay algunos retratos, que quizá no sean lo mejor, pero están equilibrados de luz, de materia y de hondura. De perplejidad. Y no podemos dejar al margen sus cuadros teatrales. Tienen humor, desolación, fuerza, atmósfera y son muy narrativos. Edward Hopper es el pintor del asombro, del desarraigo, de la soledad, de la esperanza. Una primera contemplación es toda una aventura.

Debes iniciar sesión para poder añadir un comentario. Hazlo aquí.

Ver todos los comentarios